Queridos compañeros y compañeras de la FESAL-E:

Lamento profundamente no poder estar con vosotros y vosotras este fin de semana en la reunión de Roma.

El motivo es la implicación de la CGT, de la Federación de Enseñanza y la mía propia en la campaña por el NO a la Constitución Europea.

El Estado español es el primero en someter a referéndum, el domingo 20, el Tratado por el que se establece una Constitución para la Unión Europea

La CGT es la única organización sindical confederal con presencia y representatividad en el conjunto del Estado que se opone. Los sindicatos de la CES (CCOO y UGT) piden el voto favorable argumentando que en el Tratado hay suficiente dimensión social y se reconoce la negociación colectiva. Esto nos lleva a multiplicarnos en las empresas y sectores para hacer llegar nuestro discurso: estamos ante la ratificación de una construcción de la UE basada en las tesis neoliberales, profundamente antisocial y antidemocrática, excluyente, reductora de los derechos sociales y las libertades colectivas, capitalista, militarista,...

En el terreno político, el panorama es parecido: los dos grandes partidos de ámbito estatal (socialistas y populares) y los principales partidos nacionalistas de centro (CiU, PNB) piden a la población el voto afirmativo, desde los espacios gratuitos en los medios de comunicación, y solo algunas formaciones nacionalista de izquierda (ERC, BNG, EA,...) e Izquierda Unida plantean el No, aunque con campañas autónomas y con discursos basados en cuestiones internas del Estado español.

La CGT, en buena medida y con resultados desiguales, está participando también de manera conjunta con otras fuerzas sociales (mediante plataformas de ámbito estatal o territorial) en la construcción de un discurso amplio que contenga todos los matices negativos de la Constitución. Lo que nos lleva a estar más implicados, ya que además de nuestra propia campaña participamos en otras junto a los movimientos sociales, ecologistas, vecinales, de agricultores,...

Por supuesto, como Federación de Enseñanza estamos criticando la privatización creciente de la educación, la marginación de la enseñanza pública y la negación de los derechos sindicales básicos a las organizaciones que no somos de la CES.

Espero y deseo que estas explicaciones sirvan para justificar nuestra ausencia en Roma y también para que si en vuestros diferentes estados se produce una consulta semejante tengáis algunas referencias de nuestro proceso.

Saludos fraternales, acierto en vuestros debates y acuerdos y hasta pronto.

Emili Cortavitarte Carral

Secretario de Relaciones Internacionales

Federación de Sindicatos de la Enseñanza de la CGT

Barcelona, 17 de febrero de 2005