Lotta nella scuola in Argentina

Sindical - Territorial.
No docentes en lucha en Echeverría y las maniobras de la burocracia.

Crónica de una resistencia que crece desde el pie.

La reivindicación salarial es uno de los puntos mas sentidos por los
trabajadores de la educación.

El invierno llego con sus necesidades de abrigos y guisos cargados para
aguantar el frío. Pero para eso hay que llenar un poco los bolsillos flacos.

El 14 de mayo, dos de los sindicatos que agrupan a los trabajadores no
docentes (porteros) de las escuelas de la provincia de Buenos Aires, SOEME
(residuo menemista) y UPCN (duahaldista) convocaron a un paro con retención
de servicios (presentarse en el puesto pero no trabajar). En plena campaña
por las elecciones sindicales, ATE adhirió y convocó a la medida de fuerza.

Básicamente se pide un aumento de $150 (que equipare al recibido en el
sector privado), la recategorización, creación de nuevos puestos de trabajo
y equiparación de distintas reivindicaciones con las de los docentes (por
ejemplo el régimen de licencias).

Bahía Blanca, Azul, Olavaria, Monte Hermoso, y Ensenada están entre los
primeros distritos en los que prende el paro con fuerza.

Entre los días 23 y 24 llega la noticia al municipio de Esteban Echeverría,
en el sur del gran Buenos Aires. Los primeros en sumarse son los empleados
administrativos del Consejo Escolar. Pero pronto, boca a boca, escuela por
escuela, se corre el rumor de que hay paro. Los afiliados preguntan a sus
sindicatos y efectivamente hay lanzada una medida de fuerza en conjunto
desde los tres gremios del distrito por tiempo indeterminado hasta conseguir
el pliego.

Las necesidades del sector y la sed de una justa recomposición son tales que
pronto el paro se contagia a todas las escuelas y el municipio queda
prácticamente sin clases.

El paro arranca desde abajo un lunes. Los delegados visitaron las escuelas
recién el miércoles informando que las características de los reclamos que
lleva adelante el gremio y convocaron a una asamblea informativa para el
sábado.

A esa primer asamblea asistieron cerca de 200 no docentes del distrito donde
se convoco a una marcha al Consejo Escolar para el miércoles.

El miércoles las estrechas calles de Monte Grande parecían no poder contener
una movilización de mil personas entre no docentes, padres y docentes que
llegaron al Consejo Escolar a presentar el pliego de condiciones a su
presidenta, la señora Maisterra. La marcha seria a contra turno, por la
mañana iniciaron los del turno tarde y luego de medio día llegaron los del
turno mañana.

En la calle se eligió a los delegados que entrarían a dialogar.

Como era de esperar la presidenta del Consejo pateo la pelota a toda
reivindicación que debiera esperar una respuesta de provincia o nación. Pero
los delegados fueron firmes en reclamar el cese de los aprietes de parte de
los directivos de las escuelas y que se haga publica la disposición que
prohíbe expresamente a los beneficiarios de los subsidios (planes jefes y
jefas y planes barrios) realizar las tareas de los auxiliares. Los
directivos de las escuelas habían intentado usar como carneros a los
beneficiarios de los planes de empleo.

Mientras esta negociación se desarrollaba entre los asistentes a la marcha
comenzó a correr el rumor de que SOEME había levantado el paro.

Unos sesenta afiliados se acercaron hasta la puerta del sindicato a pedir
explicaciones. Los delegados de SOEME cerraron la puerta e inmediatamente
llego la policía a reprimir. ATE Echeverría, que está a media cuadra, abrió
las puertas de su local y desarrolló una asamblea explicando que el paro
seguía.

Las trabajadores pedían su desafiliación de SOEME en masa y la burocracia de
ATE Echeverría se relamía con el botín del afiliado "cautivo".

El sábado se desarrollo la segunda asamblea distrital con unos ciento veinte
asistentes. El paro por tiempo indeterminado, convocado pero abandonado a su
suerte por los sindicatos comenzaba a mostrar signos de desgaste.

En la asamblea los sindicatos ratificaron la marcha a La Plata para el
jueves12 de junio. Mientras, que cada escuela se arregle como pueda.

A esta altura desde el pie surgió una red de auxiliares que se llaman
permanentemente, se encuentran, discuten. Para algunos es su primera
experiencia sindical, su primera manifestación de lucha. El paro se sostiene
a pulmón escuela por escuela como desde el principio.

Los trabajadores auxiliares de las escuelas de la provincia de Buenos Aires
cobran un básico de $230, con presentismo y premios se va a $280. Pero
muchas veces es difícil alcanzar esa fortuna: la primer falta se descuenta
$30, la segunda $50. En invierno los barrios pobres son los mas castigados,
no solo por los chicos que caen enfermos de gripes cada vez mas fuertes y
catarros que se enquistan en sus pulmones sino porque los adultos son
también victimas de los mismos virus. La mayor parte de los auxiliares son
mujeres, madres en su mayoría, que no pueden gozar de un régimen de
licencias por enfermedad propia o familiar y menos por estudio (como tienen
los docentes).

El gobierno ha pensado equiparar la situación de los auxiliares con la de
los docentes, recortando beneficios a los docentes.

Por otra parte el gobierno de la provincia dijo que estaba dispuesto a dar
un aumento de salario, pero con la condición de elevar las horas de trabajo
de 30 a 48 semanales. Con ese régimen laboral, la horas de trabajo que antes
eran cubiertas por tres auxiliares ahora serian cubiertas por dos, por lo
que se trata de un nuevo recorte con despidos encubiertos.

Sin política sindical clara ni coordinación con el resto de los distritos
vecinos (que vienen desarrollando la medida de fuerza de modo escalonado,
con retenciones de 24, 48, 72hs. Hasta llegar al tiempo indeterminado), los
no docentes de Esteban Echeverría quedaron sostenidos por sus propias
fuerzas, entre la inoperancia y la mezquindad de la burocracia con su
permanente manejo clientelístico para hacer número en las asambleas y
mantener sus privilegios.

Se trata entonces de nutrir esta experiencia de autogestión, democracia y
acción directas de la clase trabajadora. Promover la movilización, la máxima
participación y el compromiso con la lucha. Recrear una cultura de la
solidaridad obrera. Recuperar la organización obrera como herramienta de
transformación. Discutir entre las compañeras y los compañeros qué sindicato
queremos y pelear por él, partiendo de los intereses y las necesidades
inmediatas de nuestra clase.
 
 

ORGANIZACION SOCIALISTA LIBERTARIA argentina
Periodico EN LA CALLE
oslargentina@yahoo.com.ar
libertaria@infovia.com.ar