Biodiversidad, Desarrollo Sustentable y Militarización.

Gian Carlo Delgado Ramos

América Latina es sorprendentemente rica en recursos naturales. Es la primera reserva de biodiversidad terrestre y la segunda de biodiversidad marina a nivel mundial. Al mismo tiempo, su riqueza cultural es extraordinaria. Tales rasgos la colocan como un espacio geográfico estratégico, sobre todo en el marco del desarrollo de nuevas tecnologías que hacen uso de ese recurso natural y conocimiento social, como la ingeniería genética/biotecnología. Me refiero al desarrollo, por ejemplo, de nuevas medicinas –vinculado al Proyecto Genoma Humano-, de transgénicos (vegetales y animales), o de armas biológicas, por mencionar sólo algunas aplicaciones.

Por lo anterior, la indagación, desde lo geoeconómico y lo geopolítico, del carácter estratégico de la biodiversidad mesoamericana y su conocimiento como fundamento del desarrollo de la biotecnología y tecnologías afines, es obligada, fundamental y urgente; sobre todo siendo vecinos de EUA, principal impulsor de la ciencia y la tecnología a nivel mundial. Más aún, este tipo de estudio resulta nodal, si se le analiza de cara al reciente intento de profundización de la integración hemisférica de la región como parte de la proyección global de los intereses estratégicos y empresariales de ese país, como el Plan Puebla Panamá, Plan Colombia y el Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA).

Aunque primeramente, la finalidad de dichos esquemas es beneficiar a los capitales de EUA, también se suman sus cambiantes "aliados" –y competidores (europeos o japoneses)- en el esquema de privatización, desnacionalización y saqueo de los recursos naturales, y en particular bióticos, de Mesoamérica, Latinoamérica y la periferia en general. No se diga del conocimiento relacionado a los mismos. Un saqueo y usufructo que se profundiza y complejiza cada vez más, no sólo desde actividades de robo per se, sino desde proyectos de "investigación científica" y de "conservación y desarrollo sustentable". Panorama en el que se insertan, por ejemplificar, las actividades del Grupo Internacional de Cooperación para la Biodiversidad (ICBG) o proyectos como el Corredor Biológico Mesoamericano, fundamentalmente conformados por actores metropolitanos involucrados, directa o indirectamente, en el negocio de las "bio-tecnologías", e impulsados por "Organismos Internacionales" -como el Banco Mundial-, que efectivamente operan a nivel internacional, pero que su función es la proyección de lo intereses nacionales del hegemón: EUA.

Pero, más allá de definir hasta dónde, ese último tipo de proyectos, sirven a la conservación de la biodiversidad -sin duda un factor importante-, de entrada habría que revisar hasta qué punto son funcionales a la apropiación de ese recurso por parte de los actores involucrados. Contexto en el que EUA, para su ventaja, de frente a la competencia inter-capitalista, cuenta además, con una vasta proyección de fuerza militar sobre áreas ecológicas relevantes como las del Sur-Sureste de México, Centroamérica y la Amazonia, resultado de un largo proceso de dominación militar de la región.

Así, se puede decir que el Corredor Biológico Mesoaméricano y sus proyectos hermanados, constituyen la "versión verde" del Plan Puebla Panamá, que al operar en el mismo espacio geográfico, busca perfilar a América Latina, como banco de genes a su disposición. Por ello, una revisión de los actores involucrados en el saqueo biótico de Mesoamérica resulta conveniente para identificar los verdaderos grupos de poder económico y políticos, desde los que el capital –y en particular los "biocapitales"-, están tejiendo el despliegue de la apropiación de dicho recurso; y que a partir de ello, abre las puertas a un nuevo ordenamiento, uso y conservación de los espacios y territorios de la región; así como de explotación de sus pueblos. De ahí que el volumen incluya una exploración para cada país mesoamericano con datos e información recopilada en una detenida investigación de campo y que incluye entrevistas abiertas con distintos actores involucrados en la temática.

Por lo anterior, el volumen que saldrá publicado a principios del 200, se considera esencial para contribuir en la construcción de una visión latinoamericana de dicho fenómeno, dentro de un escenario de fuerzas contradictorias globales. Como aquel que se piensa desde el papel que juega América Latina, una de las zonas con mayor diversidad biológica y cultural del planeta, y que se coloca como uno de los principales focos rojos de apropiación de ese recurso. Pero, sobre todo, para que fomente y sea un aporte a la discusión a cerca de la postura y acciones que debe tomar la región –entendida como cada uno de los sujetos que la componen- frente a la agudización de la asfixie social y el consecuente descontento, organización y lucha de los múltiples movimientos sociales de la región, que atinadamente, en su mayoría, han integrado a su causa de lucha, la defensa de los recursos naturales y su conocimiento.